Language

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 27 de enero de 2012

Nuestra historia (parte 6)

Pero en ese momento llegó él... y me besó, me abrazó con fuerza y me dijo: ''no quiero separarme de ti'', y ese miedo se esfumó por completo sin dejar huella alguna, todo era jodidamente perfecto y nada podría irrumpir en ello, los dos estábamos de acuerdo, había sido una noche maravillosa.

Fuimos al ''comedor'' y lo digo entre comillas porque simplemente era una habitación con mesas y sillas de plástico, pero bueno, llamemoslo así. Entramos y ya estaban todos sentados en las sillas, nos demoramos un poco con los besos y esas cosas, la verdad es que en ese momento me moría de ganar por quedarme todo el día en la habitación acurrucadita con él. Todo el mundo cuchicheaba sobre el tema, a todos les había llegado de sorpresa, nadie se lo esperaba y lo veo normal, no había pasado ni un día desde que nos conocíamos y por las formas parecíamos novios ya. No estábamos ni un segundo separados del otro y mientras nos comíamos las tostadas y sorbíamos la leche con colacao, nuestras manos seguían juntas y nuestras miradas inseparables. Volvimos de la mano al cuarto, cogimos la ropa, el neceser de la maleta y fuimos a los baños, el al suyo y yo al mío. Prometo que lo eché de menos mientras, era como si durante la noche se hubiese creado un vinculo invisible, que hacía que nos mantuviésemos lo más cerca posible y que cuando nos alejásemos de tanto estirar se dañase y doliese. Así tan rápido, un vinculo tan fuerte, de la noche a la mañana. En el baño las chicas me preguntaron que había pasado, como me besó, si lo conocía de antes, incluso algunas pensaron que éramos novios de antes del viaje. Respondí que había pasado una noche maravillosa con él, que me besó de la forma más dulce que jamás había sentido, que por supuesto que no eramos novios de antes ya que no lo conocía. Las chicas se dieron cuenta, estaba en una nube a tropecientos metros sobre el cielo.
No mucho después llegaron los coches que nos trasladarían al colegio pureza de maría donde transcurriría el encuentro de jóvenes diocesanos, motivo del viaje. Los Herreños llegamos los primeros, nos sentamos en uno de los bancos y esperamos al otro grupo de chicos que venían en otros coches desde la casa. Mientras nos repartieron las acreditaciones y unos relojes a todos. Juan y yo no nos separamos ni un instante nos limitamos a permanecer en nuestro recién estrenado mundillo. Me encantó su peculiar forma de abrazarme, me cojía de la cintura por detrás y así se podían pasar los minutos que seguía tan perfecto como la primera vez que lo hizo. El volumen de la música subía... Nossa, nossa
Assim você me mata... Esa canción fue la causante de nuestro encuentro cercano en el barco y a partir de ese momento ya estaba claro, era nuestra canción. Nos pusimos todo el grupo en fila y bailamos delante de todos los presentes la canción, risas iban y risas venían, desde luego como nos gusta una fiesta. Danza kudurooo... (8)



3 comentarios:

  1. no me extraña, desde luego no es lo mejor que he escrito... fue un poco a lo rápido a consecuencia .. pues esta un poco mal.

    ResponderEliminar
  2. no lo digo por eso, no me parecio aburrido si no que hay algo asi semejante al final...
    e
    s
    t
    o
    e
    s
    l
    o
    q
    u
    e
    s
    e
    m
    e
    d
    i
    f
    i
    c
    u
    l
    t
    a
    l
    e
    e
    r

    :D esta muy interesante :3

    ResponderEliminar

*Grandes sonrisas*