Language

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 20 de marzo de 2011

Respuesta



Tu, esa alma que osa tacharme de experta en cuanto a cometer errores se refiere, que se atreve a escribirlo en un escrito para que yo y todo el mundo lo lea, cuando él haciendo eso comete un gran error, pero nada comparado con todos lo que ha cometido en su vida, seguramente peores, y los miles de millones que le quedan por cometer.
No presumas de saber como actuó, no presumas en saber lo que piensa mi cabeza, y aun no comprendo cómo te atreves a decir que lees mis pensamientos, no puedes simplemente, ni los míos ni los pensamientos, actos, consecuencias de nadie, porque seguramente ni sepas los tuyos en ocasiones puntuales. Irremediable…
Solución válida y fácil, solo los cobardes escogen esa opción, nunca sabes lo que va a pasar. Tú fuiste valiente todo hay que admitirlo pero todo lo pierdes cuando te atreves a decir que necesitabas mi voz para sentirte vivo. No dramaticemos que esos versos no son de poesía. No te pierdas, nunca quise que lo hicieras, las decepciones se muestran cuando esperas más de lo que la persona está dispuesta a dar.
Tú, con ese fallo de querer el control, quizá rompí todos tus esquemas. No me eches todas esas cosas en cara, es lo que más detesto de ti, la facilidad con la que utilizas tus convincentes palabras para de alguna forma atribuirte el papel de víctima y utilizarlas como arma de guerra. Tú eres el único que posee el control de tu vida, nadie lo tendrá nunca más que tu.
¿Qué te ganaba de calle? Ser tan correcto no es el buen camino, yo una vez lo fui con una persona y créeme me hicieron mucho daño, ese no es el camino. Abrir, y cerrar puestas, se me da fatal, tienes razón no es fácil.
Me presente de nuevo ante ti, y tú volviste a abrir la puerta, no me lo eches en cara de nuevo. Mi intención no fue hacerte daño, y tú sabías que tu puerta no se había abierto, puesto que me dejaba una reciente, entre cerrada.
No esperes recompensa, dios, no lo hagas. Porque no haces las cosas sin esperar nada a cambio, ¿te has parado a pensarlo de forma menos egoísta?
No hay más ocasiones, ya la hemos cagado lo suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*Grandes sonrisas*